Principado de San Bartolomeo

El Principado de San Bartolomeo fue legado a la Familia Oneto, originaria de Génova, donde fue inscrita en el Libro de Oro de esa ciudad. Pasó a Sicilia en la persona de Giovan Stefano que, en 1656, adquirió la baronía de Sperlinga, con privilegio otorgado en fecha 2 de abril y reconocido y ejecutado en fecha 20 de julio de 1658, obteniendo el título de Marqués de San Niccolo de Laurateo; con privilegio otorgado en fecha 30 de abril de 1666, reconocido y ejecutado en fecha 22 de junio de 1667, obtuvo el título de Duque de San Silvestre, que mediante cartas patrimoniales de fecha 30 de junio de 1667, se instauró sobre Sperlinga; adquirió seguidamente de los cónyuges Giuseppe y María Lanza, Príncipes de San Stefano los feudos de Vescara y de Cicera, siendo investido de los mismos en fecha 23 de junio de 1674; adquirió la Baronía de Carrubba y allí fue investido, en fecha 20 de mayo de 1678, de la Baronía de San Bartolomeo. Fue Gobernador del Monte de Piedad de Palermo en los años 1673, 1677, 1678 y contrajo matrimonio con Olivia Spadafora, hija de Vincenzo.

Giovan Tommaso, mediante privilegio otorgado en Madrid en fecha 14 de octubre, reconocido y ejecutado en Palermo en fecha 27 de noviembre 1697, obtuvo el título de Príncipe de San Lorenzo y contrajo matrimonio con Eleonora Beccadelli di Bologna, de los Príncipes de Sabuci.

Giovan Stefano y Giovan Tommaso, fueron así los predecesores de las dos ramas de esta noble familia en Sicilia, la de los duques de Sperlinga (después Príncipes de San Bartolomeo) y la de los Príncipes de San Lorenzo.

Siguiendo la rama de Sperlinga, se aprecia en concreto que Doménico Oneto y Spatafora, hijo de Giovan Stefano, obtuvo mediante privilegio otorgado en Madrid en fecha 17 de marzo de 1682 la ratificación de la adquisición que su padre había hecho en 1679 a la Real Corte, de las tierras y el estado de Francavilla, ya del difunto Carlo Ruffo, hijo de Pietro, rebelde de Messina. El 4 de abril de 1680 recibió la investidura de Sperlinga, de Vescara, de Cicera, de Carrubba, y en virtud del privilegio de fecha 24 de agosto de 1682 obtuvo el título de Vizconde de Francavilla. Finalmente, y en virtud de privilegio de fecha 6 de septiembre de 1682, reconocido y ejecutado en fecha 20 de noviembre de 1682, obtuvo el título de Príncipe de San Bartolomeo.

Por todo lo anteriormente detallado…

PRIMERO.- El título de Príncipe fue concedido por el Rey Carlos II de España a Doménico Oneto Spatafora Olivera, y a los herederos y sucesores de éste, more Francorum, mediante Diploma otorgado en Madrid en fecha 6 de septiembre de 1682, reconocido y ejecutado en el Reino en fecha 20 de noviembre de 1682 (Archivo de Estado de Palermo – Conservatoria di Registro, reg. 424, aa. 1682-83-84, cc 6-8). Doménico Oneto casó con Caterina Valguarnera y Corvino, hija de Francesco, Barón del Pozzo y de María Corvino. Fue donatario de la madre Olivia Spadafora Olivera, duquesa de Sperlinga, en las escrituras del notario de Palermo Stefano Sabella, en fecha 16 de julio de 1682. Fue Vizconde de Francavilla, por investidura de fecha 4 de abril de 1680 y Gobernador en Palermo de la Campagnia dei Bianchi en 1685. Murió sin descendencia.

SEGUNDO.- Francesco Oneto Spadafora fue investido en fecha 25 de junio de 1698, en razón de la muerte sin descendencia del ya citado Doménico, su hermano (R. Canc. 1697-98, f.347). Casó con Girolama Valguarnera Corvino, hermana de la anterior. Falleció en 1710. Su testamento consta incorporado en el protocolo del notario de Palermo Luigi Ferdinando Vasta, el 28 de marzo de 1710.

TERCERO.- Giovanni Stefano Oneto Valguarnera fue investido en fecha 27 de octubre de 1710, en su calidad de hijo primogénito y en razón de la muerte de Francesco, su padre (Con. Reg. Inv. Libro años 1709-10, f.20 retro). Casó con Rosalía Morrele Varguarnera, hija de Giuseppe, Duque de Castrofilippo y de Ippolta Valguarnera Branciforti (Niscemi). En 1734 fue Capitán de Justicia en Palermo. Adquirió de Emmanuele Lucchese, Príncipe de Campofranco, con Real Palabra y Escudo de Perpetua Salvaguarda, la Baronía de Racalmallima. La escritura fue autorizada por el notario de Palermo Francesco Taulio, en fecha 17 de junio de 1711. Su testamento consta en el protocolo del notario de Palermo Giuseppe Magilocco, y fue publicado el 28 de agosto de 1646. Murió allí, el 23 de agosto de aquel año, tal y como se desprende de la partida expedida por la Parroquia de San Antonio Abad. La Princesa murió en Palermo a los 85 años de edad el 16 de marzo de 1783. Fue enterrada en la abadía de Le Cappuccionelle (D Marzo, Bibl. St. E Lett, Vol. 17, pág. 43 y vol28, pág.38)

CUARTO.- Francesco Oneto Morreale fue investido, en fecha 17 de septiembre de 1746, en su condición de hijo primogénito y en razón del fallecimiento del citado Giovanni Stefano y su hermano, en virtud de testamento que consta autorizado en el protocolo del notario de Palermo Giovanni Magilocco, en fecha 22 de julio de 1746, publicado el día 28 del siguiente mes de agosto. En idéntica fecha fue investido de la Baronía de San Bartolomeo (Cons. Di Reg., libro años 1747-49, f. 48 retro y 52 retro). Casó con Stefania Gravina Moncada, hija de Girolarno, Príncipe de Montellegro y de Caterina Moncada Ventimgila (San Giovanni). En 1757 fue Gobernador de los Biachi en Palermo. Murió allí, el 21 de enero de 1780, a los 58 años de edad, tal y como se desprende de la partida expendida por la Parroquia de San Niccolo la Falsa. Está enterrado en San Doménico (Di Marco, loco cit., Vol 27, pág 23). La Princesa Stefania murió en Palermo el 8 de diciembre de 1781. Fue enterrada en la abadía de Le Cappuccionelle (Di Marzo, loco cit., Vol.17, pág.23)

QUINTO.- Saverio Oneto Gravina fue investido, en fecha 23 de enero de 1782, en el título de Príncipe y en la Baronía de San Bartolomeo, en su condición de hijo primogénito y en razón del fallecimiento del citado Francesco, su padre y su heredero universal en virtud de testamento abierto y hecho público por el notario de Palermo Andrea Lo Cicero en fecha 27 de junio de 1780 (Cons. Libro Inv., 1781-84, f. 69-79) Nació en Palermo en 1762. Casó en Palermo el día 7 de julio de 1779 con Aloisia Lanza, hija de Giuseppe, Príncipe de Trabia y de Caterina Branciforte. En 1782 fue gentilhombre de Cámara y Superior de la Campaña de la Caridad de Palermo. Armo a su costa un Regimiento de Infantería, del que fue Coronel. Falleció en Palermo el día 1 de junio de 1782, tal y como se desprende de la partida expedida por la Catedral.

SEXTO.- Giuseppe Oneto Lanza, Duque de Sperlinga, fue investido en el título de Príncipe de San Bartolomeo en fecha 4 de diciembre de 1811, en su condición de segundo hijo de Saverio, y su heredero universal en virtud de testamento hecho público por el notario de Palermo Pietro Anelli en fecha 8 de junio de 1811. En idéntica fecha fue investido de la Baronía y del feudo de San Bartolomeo, sito en Sciacca; y ello por la misma causa (Archivo del Estado de Palermo, Conservatoria di Registro, reg. 1188, año 1806-12, cc, 62-64)

Sucedió a su padre, Saverio Oneto y Gravina, a la muerte de éste, en su condición de segundo hijo habida cuenta de que el primogénito, Francesco, murió siendo niño el día 2 de diciembre de 1787. Casó con Aurora Monroy, de 23 años de edad, hija de Ferdinando, Príncipe de Pandolfina y de Anna Riccio y Riccio (Parroquia de Kalsa, 1802) (De la obra: La Stori dei Feudi e dei Titoli Nobiliaridi Sicilia – Letrado Francesco San Martino De Spucches – Palermo, 1931. Volumen VII, Cuado 873, en escritura) La pareja no tuvo descendencia.

La familia consta inscrita de forma genérica con los títulos anteriormente indicados en la Relación Nobiliaria Oficial del Reino de Italia de 1922.

La pareja no tuvo descendientes y tampoco consta acreditado que se hubiera producido la devolución del título a la Corona. De hecho y tal como han precisado la doctrina y la jurisprudencia “el título nobiliario feudal se devolvía a la Corona, (jure successionis), a título derivado, en ausencia de herederos susceptibles de recibir en grado sexto (6º grado) en el momento de la apertura de la sucesión, en el último domicilio del difunto, mediante una escritura de devolución formalizada por fedatario público (notario)”. El acto de devolución a la Corona del título feudal, precedido de la apertura de la sucesión ante notario, constituía, por consiguiente, el instrumento necesario en virtud del cual el Soberano habría podido conceder el título a otras personas. En ausencia de este acto de devolución a la Corona, el título permanecería genéricamente en poder de la familia del último investido. La escritura de devolución de los títulos feudales a la corona, al igual que las escrituras de concesión y de investidura, se conservan en los Archivos de Estado.

En el presente caso y al no existir prueba alguna de que se haya producido la devolución y, por otra parte abriendo prescrito ya los posibles derechos de los derecho habientes en el título. Prueba de esto se tiene, en el hecho de que la familia consta inscrita, de forma genérica, con los títulos anteriormente indicados, en la Relación Nobiliaria Oficial del Reino de Italia de 1922.

Por lo tanto, el Título resulta con existencia pacífica desde 1811 en la familia Andújar. Antes de su fallecimiento Don Giuseppe Oneto Lanza, sexto Príncipe de San Bartolomeo y último investido, tranfirió verbalmente a Don Juan Andújar (1782 – 1847) ciudadano español, nacido en Murcia. La posición pacífica del Título de Príncipe de San Bartolomeo. En reconocimiento a servicios prestados y por no tener ningún heredero directo.

Don Juan Andújar, jamás oficializó ni reclamó la posesión del Título legalmente pero sí lo ostentó de forma pacífica, y fue transmitido a su descendientes, D. Luis Andújar; D. Antonio Andújar; D. Antonio Manuel Andújar Alés y D. Antonio Andújar Pizán. Ninguno de ellos formalizó legalmente la posesión del Título de Príncipe de San Bartolomeo así como los otros Títulos de la familia. A la muerte de D. Antonio Andújar Pizán en el año de Nuestro Señor 1960, su hijo primogénito y heredero legal, Don Rafael Andújar y Vilches recibió el legado y posesión pacífica del título de Príncipe de San Bartolomeo y de los otros Títulos nobiliarios de la familia.

D. Rafael Andújar y Vilches ostentó de forma pacífica el Título de Príncipe de San Bartolomeo y en 2012 solicitó a la Corte Superior de Justicia Arbitral del Tribunal Ordinario de Massa, Italia, el reconocimiento jurídico e irrevocable como Séptimo Príncipe de San Bartolomeo. Decreto de concesión e irrevocabilidad que fue emitido por el Tribunal Ordinario de Massa, Italia el 26 de octubre de 2012.

Su Alteza Serenísima D. Rafael Andújar y Vilches ostenta el título nobiliario feudal de Príncipe de San Bartolomeo, con la propiedad y la legítima posesión del correspondiente escudo. Por todo lo expuesto, D. Rafael Andújar y Vilches está investido como VII Príncipe de San Bartolomeo, en calidad de sucesor a título originario de Giuseppe Oneto e Lanza, último investido del citado título, en virtud de acto de investidura de fecha 4 de diciembre de 1811, tal como se desprende de la documentación que obra en los archivos de la Casa Principesca. Corresponde igualmente a D. Rafael Andújar y Vilches, de añadir a sus apellidos de Andújar y Vilches el predicado “de San Bartolomeo”, así como la facultad de instar la práctica de la anotación, en la partida de bautismo de la correspondiente Parroquia de la Iglesia Católica de España donde fue bautizado, el añadido de “Príncipe de San Bartolomeo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario