Historia de la Real y Militar Orden

La Real y Militar Orden de Caballeros y Damas de San Carlos es una Orden de Caballería Internacional, de inspiración cristiana, dedicada al Santo Obispo Carlos Borromeo. Fue fundada en Portici (Nápoles), por S.M. el rey Carlos VII de Nápoles (Carlos III de España), el 22 de octubre de 1738, con ocasión de su matrimonio con María Amalia de Sajonia, ocurrido en Nápoles el 9 de junio de ese mismo año para premiar a todos aquellos que se hubieran distinguido en la defensa del propio Soberano y del territorio nacional. 

La Orden de San Carlos, de carácter internacional, es defensora de la monarquía y la religión católica, promueve la armonía entre sus miembros y defiende la Soberanía. Junto con estos principios, los caballeros y damas en sus orígenes tenían un conjunto de Reglas que debían observar y cumplir todas ellas.

Carlos VII regresó a España para hacerse cargo del reino el 9 de noviembre de 1759, los Reinos de Nápoles y Sicilia quedaron en manos de su hijo Fernando IV y la Real y Militar Orden de Caballeros y Damas de San Carlos fue cedida a la familia de S.A.S. D. Francesco Oneto Morreale, Príncipe de San Bartolomeo y desde esta fecha hasta la actualidad siempre está unida a la Casa Principesca de San Bartolomeo.

En su origen no existía clasificaciones, pero sí se limitaba a un centenar de caballeros que tenían que demostrar su nobleza (por lo menos 200 años), a menos que el Rey dispensase de tales pruebas a las que han sido merecedor por los servicios prestados.

La insignia de la Orden consistía en una cruz con lirios en los extremos y en el centro un escudo redondo con la Imagen de San Carlos Borromeo, Patrón de la Orden, filos y teniendo tres pequeñas cruces. La cinta era púrpura. 

Tras varios años sin actividad, S.A.S. D. Rafael Andújar y Vilches, VII Príncipe de San Bartolomeo y Jefe de la Princispesca Casa de San Bartolomeo, acuerda rehabilitar la Real y Militar Orden de Caballeros y Damas de San Carlos, fiel a los principios fundacionales y al espíritu cristiano y humanitario. La protección celestial de la Real y Militar Orden, al igual que en su constitución original, se confía a San Carlos Borromeo.

La Orden se gobierna, como en sus orígenes, por el Gran Consejo de la Orden, presidido por el Príncipe Gran Maestre e integrado por El Canciller (Primer Ministro), Maestro de Ceremonias (Ministro de Asuntos Internos), Tesorero (Ministro de Hacienda) y por el Secretario (Ministro de Gracia y Justicia). Además de estos cargos son miembros de derecho del Gran Consejo todos los Priores, así como todos los Consejeros de asuntos específicos que el Príncipe Gran Maestre pudiera nombrar.

El Consejo Supremo de la Orden será integrado por el Príncipe Gran Maestre, por todos los miembros del Gobierno y del Gran Consejo, así como por un mínimo de diez miembros electos, Únicamente se podrá mantener el ejercicio del cargo hasta alcanzar los 75 años de edad, si bien, mediante Decreto especial del Príncipe Gran Maestre se podrá prorrogar el cargo con carácter vitalicio.

El idioma oficial de la Orden es el inglés.

Todos los miembros de la Real y Militar Orden de Caballeros y Damas de San Carlos, están obligados a aportar un óbolo anual a la Orden, así como contribuir, en las medidas de sus posibilidades, a las obras de caridad de la misma.

Los caballeros de la Orden se agrupan en dos categorías: De Justicia, con respecto a todos aquellos que aporten prueba de nobleza y de Gracia, con respecto a todos los demás

Las categorías de la Orden con respecto a los caballeros son las siguientes: Caballero – Comendador – Gran Cruz – Gran Cruz con placa – Gran Cruz con placa y collar.

Las categorías con respecto a las Damas son: Dama – Dama Conmendadora – Dama Gran Cruz – Dama Gran Cruz con placa – Dama Gran Cruz con placa y collar.

La edad mínima para ser admitido a los grados caballerescos es de 21 años y de entrada en la Orden de 18. La admisión en la Real y Militar Orden se realizará en una investidura, transcurrido un periodo de prueba de postulación. Todas las investiduras deberán ser autorizadas por el Gran Consejo de la Orden.

La Orden se organiza en Grandes Prioratos, Prioratos y Encomiendas que gozan de autonomía.

Toda la actividad de la Orden será benéfica y en defensa de los Derechos Humanos, sin mirar sexo, credo o religión.

En 2013 el Principado de San Bartolomeo acuerda la unión de todas sus Órdenes, Entidades, Asociaciones y publicaciones bajo la Archiconfraternidad de San Carlos, constituida el 22 de octubre de 2013 e inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones Grupo 1º, Sección 1ª número 604382 del Ministerio del Interior el 17 de diciembre de 2013.

La Real y Militar Orden de Caballeros y Damas de Carlos está implantada en España, Francia, Suiza, Italia, Alemania, Bélgica, Andorra, Portugal, Finlandia, Estados Unidos, San Marino, Brasil, Chile, Perú y Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario